Google

12.10.06

Cómo planificamos el viaje

La planificación había comenzado a gestarse hacía varios meses y era una especie de deuda que habíamos contraído con nuestros tres hijos. Todos amamos la vida al aire libre, el contacto con la naturaleza y el descubrimiento tanto de nuevos lugares como de nuevas sensaciones. Pero este viaje, sin lugar a dudas, constituyó una gran experiencia para todos.
Todo fue planificado hasta en los más mínimos detalles. En las conversaciones previas que habíamos mantenido charlamos acerca de todas las dificultades que podrían surgir en cada momento, en como resolver cada una de ellas, en los riesgos que deberíamos minimizar y en la peligrosidad de los accidentes que sí o sí deberíamos evitar. Este último punto revestía un interés especial, ya que de ello dependería el éxito de nuestra empresa: un accidente representaría el inmediato regreso de todos y el final anticipado de nuestro viaje.

Los alimentos

La provisión de alimentos nos duraría ocho días y estaban preparados en paquetes que contenían cinco raciones, identificados a su vez con una letra D, A, M y C (desayuno, almuerzo, merienda y cena). Al momento de armar los mismos tuvimos muy en cuenta el requerimiento diario de calorías. Así, por ejemplo, un envoltorio para una cena contenía un paquete de capelletinis de pollo deshidratado, una lata de salsa portuguesa, un sobre de queso rallado, una porción de bizcochos, pan o galletas saladas y un sobre para preparar un litro de jugo de frutas. Un desayuno podía estar compuesto de café con leche, barras de cereales y pan o bizcochos con miel.
Este es el listado total de alimentos: 1 k de azúcar, 1 k de fideos, 1 k de yerba, 1 k de arroz, 1 k de leche en polvo, ¼ l de aceite, 100 g sal fina, 150 g sal gruesa, 15 barras de cereales, 25 saquitos de café, 25 de mate cocido, ¼ k de miel, 1 pan de carne enlatado, 1 budín de carne enlatado, 3 latas picadillo de carne, 3 latas de paté de foie, 1 lata de jardinera de verduras, 2 k de capelletinis (carne y pollo), 3 latas de salsa portuguesa, 600 g de queso rallado, 1 k bizcochos agridulces, 1 k de salados, 60 panes, 2 sobres sopa crema de pollo c/arroz, 1 de verduras, 1 de espárragos y 1 de crema de choclo, 15 sobres de jugo de frutas deshidratado, 3 salamines, especias y condimentos, 750 g de postre Mantecol y 1 k de caramelos de frutas.
Al tema alimentario le prestamos especial atención al momento de planificar el viaje. Y es que en el medio de la nada sería muy difícil encontrar un lugar donde comprar alimentos…


Equipo de campamento

Todo lo que transportamos en cinco mochilas: 1 carpa iglú p/4 personas, 1 carpa iglú p/2 personas, 32 paquetes con alimentos, 1 calentador, 5 cartuchos de gas, 1 farol, 1 litro de combustible, 5 linternas, 1 olla, 1 cafetera, cuchillos, tenedores y cucharas, platos, jarros, 1 abrelatas, mate y bombilla, termo de acero, 1 Kg de yerba mate, 3 mantas , repasadores, fósforos de seguridad, tela ½ sombra, ¼ litro de cloro, radio portátil, lupa, sogas, grampas adicionales, bolsas de nylon, 5 caramañolas, brújula, mapas, cartas y guía turística, termómetro ambiente, alambre, espejo, silbato, botiquín de primeros auxilios, capas de lluvia, anteojos, película y cámara fotográfica, libretas de notas.
Ropa (cada uno): 1 campera, 3 remeras, 1 bermuda, 1 cuello polar, 1 buzo polar, medias, 1 pantalón, zapatillas, sandalias, 1 camisa, 1 short de baño, gorra y ropa interior.
Elementos de higiene personal: cepillos y crema dental, toallas, jabón, peine, papel higiénico y elementos de higiene femeninos (Mabi).
Además en Villa Carlos Paz habíamos comprado un bidón descartable conteniendo 8 litros de agua mineral y una bolsa con 5 kilos de pan.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home